El Grafeno tiene increíbles propiedades mecánicas, electrónicas, químicas, magnéticas y ópticas. Además, al ser carbono puro, es abundante en la naturaleza y ecológico.